Son muchas las personas que practican hipopresivos y que cuentan cómo su calidad de vida ha mejorado porque ya no les molesta la espalda, o porque han dejado de sufrir pérdidas de orina o porque se ven estupendos con la cintura tonificada y reducida.

El Método Hipopresivo es una forma de entrenamiento que, mediante una serie de posturas y ejercicios realizados en apnea espiratoria, estimula el centro respiratorio y consigue disminuir la presión torácica, abdominal y pélvica activando las fibras responsables del tono muscular. Tiene tres aplicaciones: terapéutica, fitness y en el deporte de alto nivel. En su aspecto terapéutico, trata las disfunciones respiratorias (el asma, por ejemplo), de la faja abdominal, del periné, posturales (escoliosis, por ejemplo), las cardiovasculares, las sexuales, digestivas y urogenitales. En su aspecto fitness, a todas estas funciones añade la del bienestar y estético; y en su aplicación en el deporte de alto nivel, los deportistas que suman el método hipopresivo a sus rutinas de entrenamiento pueden aumentar el rendimiento fisiológico, previenen lesiones articulares, musculares y posturales.